Galería Angeles Baños
Arco Lisboa 17

Memoria Migrada_Arco Lisboa 07_Sussane S.D. Themlitz_Laura González Cabrera

?Cuando en 1993 José Saramago fija su residencia en Canarias, el suelo de la finca que habita es un erial que, con trabajo, mimo y constancia, convierte en tierra fértil para crear un jardín. En los primeros pasos de este proceso, la selección de los árboles que lo ocupan es arbitrario, dejándose llevar por el entorno y el instinto. Con el paso del tiempo, va poblando el jardín de sentido y lo convierte en la memoria migradade su paisaje natal. De hecho, llega a transportar entre sus piernas, durante un vuelo de avión, una maceta con un olivo en ciernes del Alentejo portugués. El traslado de este fragmento de territorio portátil, supone la transposición de su memoria al presente, un gesto que transcribe el paisaje vivido a una superficie nueva.?


Ésta reflexión, ilustra el argumento del proyecto para ARCO Lisboa de la Galería Ángeles Baños. El indudable carácter transfronterizo de la galería le hace apostar, un año más, por un proyecto de dialogo entre España y Portugal. En él, participan las artistas Susanne Themlitz (Lisboa 1968) y Laura González (Las Palmas de Gran Canaria 1976), presentando un conjunto de obras específicas que re-crean la idea de jardín como principio operante para memoriar el espacio. Su vinculación con la vivencia citada es muy pertinente; no en vano, Susanne T. es una artista portuguesa con una historia semimigratoria alemana y Laura G. nace y vive en Canarias, la región a la que migró Saramago, creando junto a su obra, esta interlocución.


Con esta propuesta, ambas artistas trasladan a su obra referencias vividas que se encarnan en objetos, palabras, figuras y trazos. Son fragmentos de relatos no lineales que se articulan mediante un proceso corpóreo, voluptuoso, preciso y sugerente, cualidades que corresponden al esmero del cultivo del propio jardín, vinculado, inevitablemente, a la memoria.


En el caso de Susanne T., introduce con sus dibujos, pinturas y esculturas, elementos que pueden ser entendidos como parte de un paisaje intencionado, utilizando para ello, citas, recuerdos, y coexisten- cias que se registran y superponen en distintos planos. Se recrea sin duda, lo que puede ser llamado Jardines Themlitzianos.


Por otra parte, para Laura G. la palabra es el contenedor que lleva la experiencia del plano temporal y sensorial a la superficie de papeles, telas, cristales y muros. Sus obras son paisajes textuales donde se aplican reglas de transformación cromáticas y numéricas a fin de preservar la intimidad de la memoria que impregnan las letras.
?Cela bien dit, [...] mais il faut cultiver notre jardin?, Candide ou l?Optimisme (Voltaire)