Galería Angeles Baños
Plan de Regulación
Propuesta de Daniel Martín Corona e Ignacio Bautista (Mutiu)

Proyecto expositivo entre Cruce y la galería Ángeles Baños

El proyecto de colaboración con CRUCE que presenta la Galería Ángeles Baños de los artistas Mutiu y Daniel Martín Corona gira en torno a dos premisas; una es la idea de sincronización, la búsqueda de una armonía, un acompasamiento, un" ponerse de acuerdo" y la otra, establecer un dialogo de las obras presentadas con las características espaciales del propio espacio expositivo. Situados en este supuesto, la exposición se encuentra vertebrada por dos obras principales:
Por un lado "Superficie de revolución" de Daniel Martin Corona propone un proyecto específico, una intervención performática que toma como soporte los muros de CRUCE. Esta acción realizada previamente a la exposicicón dejará un rastro; un "dibujo mural" formado por líneas de colores provocadas por el roce de de las piezas que es su desplazamiento violento han dejado su huella sobre las paredes. Estas líneas horizontales convierten el espacio en un especie de simulado "ring". Un recinto para la lucha que dentro de sus cuerdas oculta unas relaciones de causa y efecto, de unos hechos anteriormente acontecidos -que el espectador desconoce- y de una agresiva actividad que ya ha cesado, pero que sin embargo ha dejado un rastro marcando un nuevo territorio generado por un nuevo límite.
Por el contrario "Exhibición" de Ignacio Bautista utiliza la desincronización para hablar de los despropósitos que en muchas ocasiones se generan en las relaciones entre personas y sus expectativas. La búsqueda de un objetivo común y la dificultad de este ponerse de acuerdo.
"Exhibición" aprovecha la disposición y la estructura espacial de la propia sala para transformarla en un recinto deportivo. El proyecto se compone de dos sencillas construcciones a modo de trampolín desde donde unas impresoras -supuestamente sincronizadas- escupen a un ritmo previamente programado folios en blanco (el archivo que se estampa en el papel está "vacío") sobre una pequeña piscina instalada en la planta baja. La caida desde estás atalayas de estos papeles en blanco describen vuelos, saltos o deslizamientos que el espectador pone rápidamente en conexión con la disciplina deportiva de salto de trampolín.
Estas hojas en blanco simbolizan metafóricamente desde el vacío y lo posible todos los discursos y diálogos que ha generado CRUCE a lo largo de su dilatada historia, y las ideas que están por venir. Propuestas que en muchas ocasiones parecen que no van a ninguna parte, que no van a funcionar, y cuyas reflexiones, como estas hojas, caen al vacío, pero que sin embargo siempre dejan un rastro.
El hecho de que estas hojas no caigan de manera sincronizada y que nunca describan los mismos movimientos en sus caídas -tratándose de una prueba de sincronización- genera al mismo tiempo una metáfora entre melancólica e irónica sobre el esfuerzo de toda una cultura que en muchas ocasiones se encuentra abocada al fracaso, al vacío, o al silencio, pero que resiste insistentemente...Un comentario sobre el acto de hacer hoy algo que todavía merezca el aplauso.
Cada uno de esos papeles en su caída describen una pequeña acrobacia, quizá más elegante y graciosa que cualquier "texto" que pudiera contenerse en ellos; cualquier cita, reflexión o imagen... Combatir el mal de archivo de nuestro mundo, saturado de información, obliga a veces a hablar desde los márgenes desde la nada. Heidegger creía que una espera silenciosa es ya parte de la respuesta, y estas hojas al vuelo sin nada escrito, mudas, haciendo sus pequeñas cabriolas ejemplares son una manera de afirmarlo.
Si tuvieramos que decirlo con palabras sencillas estas piezas hablan de esperar que algo pase, o de la expectativas de lo ya sucedido.... creer que no va a salir como se supone que sería lo correcto, y no obstante encontrar un aspecto poético en la contemplación del error y la experencia.