Galería Angeles Baños
Ch.ACO _Chile (30 de septiembre al 4 de octubre 2014)
Artistas :

Emilio Gañán, Manuel Antonio Domínguez, Ricardo Cases, Ruth Morán y Susanne Themlitz.

Emilio Gañán
Las obras de Emilio se configuran a partir de formas con apariencia tridimensional y ambigua. En ellas las líneas son caprichosas y juegan con la transparencia de la estructura cuyas leyes desconocemos, pero revelan una estabilidad compleja.
Su arquitectura formal nos habla de la extrañeza, de volúmenes, de ángulos musica¬les donde solo puede habitar la mirada. La cual vagará por sus pliegues. Se deten¬drá dentro del origen abstracto, en su campo de color.

Manuel Antonio Domínguez
Bajo la apariencia inocente de la ilustración de historias anecdóticas en los dibujos de Manuel Antonio Domínguez se esconden mordaces comentarios de índole polí¬tico sobre la regulación de los cuerpos y el género. Sus hombres anónimos (buró¬cratas, deportistas, escolares, obreros) pertenecientes a grupos bien diferenciados, se enfrascan en acciones inauditas, perturbadoras e inexplicables, que nos llevan a reflexionar sobre cuestiones como la heteronormatividad, la visibilidad de las diferen¬cias, los roles colectivos y la multiplicidad de interpretaciones de cada gesto asumido como ?normal?

Ricardo Cases

ElPorqueDeLasNaranjas
A veces la realidad deja asomar sus mecanismos en breves instantes fugaces que pasan desapercibidos. Cuando documentar la superficie no basta para entender nuestra circunstancia, es necesario abrir la percepción y estar alerta a esos indicios.
¿Qué es el hombre? ¿Qué es ser español?¿Cómo hemos llegado a esto?¿Existe el bien?¿Tenemos salvación, remedio? En la huerta valenciana, un laboratorio a escala de la España contemporánea, se pueden encontrar claves que nos ayuden a comprendernos.

Ruth Morán
Cubiertas por completo de temple negro mate -en un sentido de piel- la densa mate¬ria generada por este pigmento reclama más al tacto que a la vista. Superficie pausa¬damente construida sobre la que aparece la línea; trazada con tinta brillante, creando espacios que surgen a modo de pequeños mundos. Sobre el oscuro pigmento estas obras son rememoración del paisaje en su aspecto más esencial. Evocación de la materia (oscura y a la vez fértil, huidiza pero seductora) y construcción de un mundo, de un espacio de acogida.
Son formas elementales capaces de hacer sentir sin tener que describir ni represen¬tar, ideogramas. Formas y ritmos que surgen de una exacta caligrafía que brota de sucesivos gestos pautados.

Susanne Themlitz
Presenta su tan reconocible universo poblado por seres ambiguos -mitad personajes de fábula mitad autorretratos- que ponen en duda la existencia de una delimitación precisa, incluso una definición convincente, de lo que significa ser humano. Su trabajo cuestiona la frágil frontera entre animalidad y humanidad, sirviéndose para ello de la construcción mitologías individuales que hunden sus raíces en los arquetipos y los mitos colectivos.
Las referencias a grabados y dibujos de la Historia del Arte se entrelazan con perso¬najes, plantas, órganos espirales o volúmenes de color. Resulta ser una relación entre lo conocido y lo desconocido, y en algunos casos, entre la abstracción y la realidad.